samedi 11 juin 2011

Al presidente Chávez del MPMR

video


A la opinión publica.

Al gobierno de Venezuela.

Al presidente Hugo Chávez Frías

Los Rodriguistas chilenos, agrupados en el MPMR,  vemos con estupor, que la República Bolivariana de Venezuela, cuyo presidente, Hugo Chávez Frías, se ha declarado anti-imperialista, se apresta nuevamente a entregar a un revolucionario, a un bolivariano, a un anti-imperialista, al Estado terrorista de Colombia y como consecuencia a Estados Unidos de Norteamérica.

Julián Conrado, cantor popular, revolucionario,  ha sido detenido en Venezuela, en una operación conjunta, según las fuentes colombianas entre los órganos de seguridad de Colombia y Venezuela.

Recordamos que el Estado Colombiano tiene un alto grado de corrupción y un nefasto historial en la violación de los derechos humanos y mantiene más 7 mil presos políticos en precarias condiciones humanitarias y es el principal impulsor de la política armamentista en la región, que entre otras cosas posee varias bases militares norteamericanas, violando la soberanía no solo de ese país, sino de toda la región.

El imperio, junto a Colombia, ha desatado la persecución en todo el continente contra todos los luchadores por la paz con justicia social en Colombia, contra la insurgencia,  para eso usa todo un supuesto derecho internacional, que Venezuela, parece que lo acepta sin cuestionamiento, cosa que no han hecho muchos otros países en la región y en Europa.

Recordamos que Julián Conrado fue uno de los  integrantes de las comisiones que se formaron para la paz, cuando el Estado de Colombia se decidió a negociar una salida política al conflicto armado que azota a ese país por décadas.

También recordamos que Julián, es uno de los sobrevivientes, del artero ataque al campamento donde fue asesinado Raúl Reyes en territorio ecuatoriano, que significó la violación de la soberanía de Ecuador por parte de Colombia y de los EE.UU.

Por  su parte altos integrantes del ejército Colombiano ha informado en ese país, que Estados Unidos pagara una millonaria recompensa a una cadena de informantes colombianos y venezolanos que permitieron la detención de Conrado.

También fuentes de prensa avisan que Colombia extraditaría a Estados Unidos a Julián Conrado una vez que pise suelo colombiano, con las falsas acusaciones de “narco-guerrillero”.

Nosotros, que nos hemos declarado, desde hace varios años, bolivarianos, admiradores del proceso revolucionario venezolano, que hemos agitado nuestras banderas y alzado nuestras voces a favor de Hugo Chávez y la gesta de soberanía continental, que hemos salido a defender a la revolución bolivariana contra los escuálidos y la reacción en Chile, nos sentimos defraudados e indignados contra este tipo de actitudes del gobierno venezolano y su presidente, sentimos que la entrega de revolucionarios a la tortura en Colombia es una afrenta no solo contra el pueblo bolivariano de Colombia, sino contra todos los revolucionarios de Latinoamérica.

La estrategia del presidente Chávez en estos temas esta muy equivocada, con esto ni asegura la paz, ni asegura el estatus moral que debe tener toda revolución, del cual los cubanos han sido ejemplo vivo.

Hace poco tiempo atrás el gobierno chileno trató de extraditar al Rodriguista Galvarino Apablaza desde Argentina, cuyo gobierno se negó. Los compañeros del Che en Bolivia que llegaron a Chile, fueron acompañados por Salvador Allende para ponerlos a salvo. Posteriormente los revolucionarios argentinos que se lograron fugar desde un penal, entre los que se encontraba Santucho, fueron acogidos por Salvador Allende, para ser acogidos por CUBA.

El fin no justifica los medios.

La paz se logrará en Colombia, con la exigencia de todos, para que las partes beligerantes, porque eso son,  ¡!fuerzas beligerantes!!, se sienten a conversar y negociar una salida política. Esta negociación es posible, como quedo demostrado hace algunos años y tenemos que bregar para que nuevamente eso ocurra.

El extermino de la guerrilla, afortunadamente no se producirá en esta guerra sucia, aunque cuente con la ayuda involuntaria o voluntaria del gobierno de Venezuela.

En la región no se podrá construir una sociedad superior, con la entrega de compañeros, aunque los argumentos sean conseguir ventajas momentáneas o de carácter mediato.

Como consecuencia de esta política, hoy por hoy, todos los simpatizantes de la revolución bolivariana de Venezuela y que además somos simpatizantes activos de la insurgencia en Colombia, ya no podremos ir al país de Simón Bolívar, porque con una llamada del presidente Santos al presidente Chávez y órdenes emanadas de la “injusticia” de Colombia, podremos ser deportados, entregados, a Colombia, es decir, al parecer todos somos negociables, todos estamos en la mira.

A pesar de nuestro dolor, nuestra pena, nuestra decepción, seguiremos en lo que corresponda, desde nuestra humildad, apoyando al pueblo venezolano en el proceso que tantas luces y alegrías nos trajo a todos y esperamos que ese pueblo corrija a su comandante, que siempre fue tan asertivo y hoy se ha equivocado tan rotundamente.

No a la entrega de revolucionarios.
Libertad  para Julián Conrado, ahora.
Paz con Justicia Social para Colombia.
Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez.
Junio 2011.

Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire